El estreñimiento es un síntoma gastrointestinal sin un problema orgánico (por ejemplo, una obstrucción) de base (1). Afecta a un 14% de la población adulta y supone un enorme gasto sanitario. Se estima que en el año 2012 se registraron 3,2 millones de visitas médicas por estreñimiento (2), con un gasto de 1.912-7.522 dólares por paciente (3). En el mismo periodo se prescribieron ≈17,4 millones de laxantes en Inglaterra con un coste de 80 millones de libras (4). Además, el estreñimiento disminuye la calidad de vida de los pacientes, con alteraciones significativas a nivel físico y mental (5,6).

Muchos pacientes no están satisfechos con los tratamiento habituales como laxantes osmóticos, laxantes estimulantes y sustancias para ablandar las heces (7), y buscan otras opciones como el uso de probióticos. Los probióticos son microorganismos que producen efectos beneficiosos en el paciente (8). Los probióticos pueden mejorar el estreñimiento a través de varios mecanismos de acción, como mejorar la composición de la flora intestinal o aumentando los movimientos del tubo digestivo (9).

Keep Reading →