En las últimas décadas se ha doblado la incidencia (índice de aparición de nuevos casos) de asma y sibilancia (sonido de silbido en el pecho al respirar típico de pacientes con asma) en los países occidentalizados (1). Al mismo tiempo, se ha producido un aumento en el consumo de ácidos grasos poliinsaturados omega-6 y una bajada en el consumo de ácidos grasos poliinsaturados omega-3, debido al uso de aceites vegetales refinados para cocinar y la alimentación con base en cereales de los animales para el consumo de carne (2). Además, algunos estudios han visto una asociación entre un consumo bajo de aceites omega-3 con mayor riesgo de asma y sibilancia. Por estas razones, los autores hicieron un estudio para ver si realmente la suplementación durante el embarazo con aceite omega-3 reduce la aparición de asma y sibilancia en los niños (3).

Keep Reading →