El consumo de tabaco está altamente asociado a daños celulares en el ADN y a la disminución de la capacidad antioxidante del organismo, que están relacionados con la formación de cáncer.

Esta investigación muestra que con solo 1 g de aceite de pescado al día este riesgo parece disminuir.