Es verdad que sin entrenamiento los resultados no van a aparecer, pero existen otros pesos que tienes que colocar en la balanza..como es el caso de una alimentación específica y adaptada al resultado que pretendes alcanzar. A la cantidad de proteína ingerida se debe prestar especial atención, pues es la proteína que va a reparar los daños sobre las fibras musculares provocados por el ejercicio.

La inclusión de proteína en la comida inmediatamente después del entrenamiento es un aspeto que no hay que descuidar:
– Promueve una reparación muscular más rápida (lo que permite que estés apto para dar el máximo en el próximo entrenamiento)
– Aumenta la tasa metabólica, llevando a la mejoría de la composición corporal
– Aumenta la síntesis proteica
– Estimula el sistema inmune

La ingesta de proteínas después del entrenamiento puede ser hecha a través de alimentos ricos en ella, tales como: carne, pescado o huevos, o a través de un suplemento de proteína Whey.