La proteína Whey es una proteína globalmente reconocida debido a sus efectos a nivel del aumento de la masa magra; sin embargo, sus beneficios van mucho más allá del estímulo de la síntesis proteica. La whey es rica en beta – lactoglobulina, imunoglobulina, tétanos y lactoferrina, que fortalecen el sistema inmunológico. Además de esto, la whey es rica en cisteína, que es esencial para la producción de glutatión en nuestras células, que es nuestro principal antioxidante.

Por Lo tanto, la proteína whey es altamente recomendada en individuos con un sistema inmunológico debilitado.