Para muchos conocida como la “vitamina del sol”, la vitamina D es a menudo ignorada, pero que desempeña un papel importantísimo en la salud. Este micronutriente no sólo tiene un papel fundamental en la salud ósea, sino también en la salud muscular e incluso mental. Desafortunadamente, la débil exposición solar que la vida moderna nos ha traído, hace que la deficiencia en esta vitamina sea bastante común.

De acuerdo con estudios recientes, y a pesar que España, siendo uno de los países europeos con más sol, los españoles tienen niveles bajos de vitamina D en comparación con los pueblos nórdicos, donde la suplementación es una práctica común.

Los cambios en el estilo de vida y el creciente sedentarismo de las personas, que hemos venido a ver en las últimas décadas, son las principales causas señaladas. La exposición solar en verano solo es diaria durante el período de vacaciones y casi siempre con protección solar, de acuerdo con las recomendaciones de los dermatólogos. El problema no es el uso de protectores, pero si la falta de exposición solar de forma regular.

La ingesta de alimentos ricos en vitamina D puede ayudar a la mejora de los niveles de vitamina D (carnes, pescado y mariscos, como salmón, sardinas y mariscos, y alimentos como el huevo, la leche, los quesos y las setas)

Si te sientes enfermo o contraes infecciones con frecuencia, si sientes fatiga, cansancio, dolores en los huesos o hasta algún estado depresivo, estos pueden ser signos de carencia de vitamina D.

¿A qué estás esperando? ¡Toca a aprovechar el buen tiempo y así cogerás un poco de sol!

 

Y si quieres suplementarte con Vitamina D, te recomendamos Vitamina D3 de Airbiotic, en formato de 1000UI y 5000UI