Según la asociación americana del corazón, los ácidos grasos omega-3 son beneficiosos para personas sanas y personas que ya tienen enfermedades cardiovasculares. Se ha demostrado que los ácidos omega-3 reducen el riesgo de arritmias, bajan los niveles de triglicéridos, reduce la formación de placas y bajan ligeramente la presión arterial.

La asociación americana recomienda comer pescado azul al menos dos veces por semana. Es preferible obtener el omega-3 a través de los alimentos, pero en personas que no lleguen a la cantidad mínima se aconseja suplementar la dieta. En personas que tengan los triglicéridos altos incluso pueden ser necesarias cantidades mayores.

Sin embargo, el papel de los ácidos omega-3 en el rendimiento deportivo es menos conocido. Una reciente publicación de Philpott {Philpott:2018ci} revisa los estudios que analizan el efecto que tienen los ácidos grasos omega-3 en el rendimiento. La explicación más plausible es que los ácidos grasos omega-3 tienen efecto anti-inflamatorio y actúa cambiando la capacidad funcional de la célula muscular al modificar la fluidez de la membrana celular y, por tanto, de la acción de proteínas y lípidos.

Los autores clasificaron a los estudios según el nivel de evidencia del 1 al 5, de forma que 1 son los de evidencia muy débil, 2 evidencia débil, 3 evidencia media, 4 evidencia fuerte y 5 evidencia muy fuerte.

  • Deportes de fuerza:
    • La suplementación con omega-3 activa proteínas relacionadas con el complejo mTORC1 favoreciendo la hipertrofia muscular (nivel de evidencia 3).
    • Sin embargo, ese efecto se atenúa si la persona toma suficientes proteínas (nivel de evidencia 2).
  • Deportes de resistencia:
    • La suplementación con omega-3 mejora la eficiencia de oxígeno durante pruebas de resistencia (nivel de evidencia 3).
    • La suplementación con omega-3 puede reducir la incidencia de infecciones de tracto respiratorio superior (nivel de evidencia 2).
  • Deportes de equipo:
    • La suplementación con omega-3 puede reducir las agujetas y el declive en la función muscular (nivel de evidencia 3).
    • La suplementación con omega-3 podría mejorar las adaptaciones al entrenamiento en deportes de equipo (nivel de evidencia 3).
  • Sangrado: la suplementación con omega-3 no altera el sagrado (no aumenta el riesgo) en traumatismos menores y cirugías (nivel de evidencia 4).

Conclusión:

El aporte de 1 a 3 gramos al día de aceite omega-3 puede no solo reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular sino además producir efectos beneficiosos en deportes de fuerza y resistencia.

 

Referencia

Philpott JD, Witard OC, Galloway SDR. Applications of omega-3 polyunsaturated fatty acid supplementation for sport performance. Res Sports Med. 2018 Nov 28;64(5):1–19.

 

La información, datos o consejos que aparecen en este sitio son únicamente informativos y no sustituyen a ningún tratamiento o consejo médico. Si padeciera de alguna enfermedad o problema de salud, por favor consulte a su médico antes de hacer cambios en su dieta o tomar suplementos. Econutracell, S.L., no es responsable por un mal manejo o uso indiscriminado de los contenidos que se exhiben en este sitio.