Porque a nadie le amarga un dulce… 😉