Si no duermes lo suficiente, tus hormonas se alteran y esto provoca varios problemas:

  • Ingieres más calorías y realizas peores elecciones alimentarias.
  • Estás menos activo(a) y gastas menos energía a lo largo del día.
  • Te pones en más situaciones peligrosas, lo cual conduce a una mayor probabilidad de daños y problemas.
  • Se reduce tu capacidad de concentración y de trabajo.
  • Disminuye tu rendimiento durante los entrenamientos o las competiciones.
Y atención, ¡estos son solo los daños a corto plazo! A largo plazo, puede producir el aumento de la cantidad de grasa corporal y de la inflamación, desequilibrios hormonales y un mayor riesgo de desarrollar diversas enfermedades.