Adecuados niveles de zinc son esenciales para reducir la inflamación en el organismo y están relacionados con la producción de testosterona.

Además, el zinc eleva las tasas de conversión de androstenediona en la testosterona, lo que significa que niveles adecuados de zinc asociados al ejercicio de alta intensidad, conducen a la producción de mayores tasas de testosterona y la creación de un entorno anabólico.

ZMA